Las Secuoyas "árboles gigantes"

declaradas como árboles singulares de Andalucía y, por lo tanto, protegidos pues son patrimonio natural y, además, un símbolo de identidad del municipio de Huéscar y de la propia Sierra de la Sagra a cuyo pie se encuentran estos gigantes de la naturaleza.

bosque de secuoyas en la finca de La Losa

Este parque de secuoyas se encuentra situado en la provincia de Granada, en la comarca de Huéscar, y a unos 23 km de dicha población, en la falda de la Sierra de La Sagra, estando formado por aproximadamente unos 35 ejemplares. Árboles casi bicentenarios, de principios del siglo XIX, más concretamente de 1839 y procedentes de California. Conocidas en un principio como wellingtonas al haber sido traídas por el Duque de Wellington y llamadas también mariantonias por los autóctonos del lugar. Sólo crecen de forma espontánea en los EE UU, donde ocupan miles de hectáreas en el Parque Natural de Yosemite. Entonces, ¿cómo llegaron a Granada?.
A principios del siglo XIX, ejemplares aislados de secuoya fueron introducidos en los jardines de Europa. Y Rafael de Bustos y Castilla de Portugal, bisabuelo del hasta hace muy poco, propietario del Cortijo La Losa, se hizo con unas cuantas semillas. Plantó una treintena para formar los dos bosquetes actuales, distantes unos 300 metros entre sí. El mejor conservado se encuentra dentro de un recinto vallado, aunque puede visitarse solicitándolo al propietario. Lo componen 13 espectaculares secuoyas de 175 años, la mayor de 44 metros de altura, y otros ocho frondosos ejemplares más pequeños. Al segundo rodal se puede acceder libremente y, por ello, su estado de conservación es peor.

Historia de las Secuoyas "La finca de La Losa"

bosque de secuoyas en la finca de La Losa

El propietario se quejaba de la "actitud depredadora" de los curiosos. "Han encendido fogatas justo debajo de las ramas y dejan el bosquete plagado de basura", lamentaba con razón. La blanda corteza de los gigantes ha sido arrancada como recuerdo hasta donde llega la mano del hombre, y las piñas caídas al suelo han sido sustituidas por envoltorios de patatas fritas. Pese a todo, De Bustos no se opuso a las visitas siempre que respetasen el entorno de las 18 secuoyas que extienden sus ramas junto al río Raigadas. Fueron plantadas muy juntas y han crecido más altas y delgadas que las del interior del vallado. La mayor alcanza los 47 metros.
El barón de Bellpuig -Don Alfonso de Bustos y Bustos, fallecido en 2013- llevó media vida luchando por conservar el legado de su bisabuelo, ministro de Fomento con Isabel II. El bosque de La Losa es, junto con el de La Granja (Segovia), -existen otros dos árboles de esta especie en sus jardines conocidos como el Rey y la Reina-, el Pazo do Casal de Bergondo en A Coruña, y el bosque de secuoyas declarado Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón, en Cantabria, los únicos existente en España y uno de los pocos de Europa. Las secuoyas no se reproducen de forma natural fuera de América del Norte. Así que Bustos ha continuado con la tradición familiar de repoblación. "Resulta increíble que de una semilla tan pequeña crezca un árbol tan grande", exclamaba mientras mostraba una bolita más pequeña que un grano de pimienta.

Características de estos árboles

bosque de secuoyas en la finca de La Losa

Pueden llegar a vivir entre 2000 y 3000 años. El grosor de estos magníficos ejemplares llega a alcanzar los 7 metros de perímetro. Se precisan de cuatro a cinco personas con los brazos abiertos para conseguir abrazarlos, lo que nos da una idea de su dimensión. Son los árboles más altos de la provincia, alcanzan los 47 metros siendo todo un reclamo turístico de la zona norte de Granada que cada año reciben la visita de unas 100.000 personas. La secuoya más alta del mundo mide 115 metros y está en San Francisco. Las secuoyas, coníferas pertenecientes a la familia de las taxodia son los árboles más grandes del planeta.
Nos encontramos aquí con los dos tipos de secuoyas que existen en el mundo: Sequoiadendron Giganteum y Sequoia Sempervirens, o lo que es lo mismo, la secuoya de la costa que es árbol más alto de todo el mundo, pudiendo alcanzar 115 metros y la secuoya gigante que es el ser vivo más grande que existe por biomasa pudiendo alcanzar las 2.000 toneladas. De las ubicadas en la finca de la Losa, indicar que una es originaria de la costa de California y la otra de Sierra Nevada de California.
Ni plaga ni insectos perforadores que devoran las copas de los árboles gigantes. En 2012 se creo una gran alarma social por el deteriorado estado en que se encontraban algunos de sus ejemplares. El mal que afecta a las secuoyas de la finca de la Losa en la localidad de Huéscar, es simplemente la falta de agua y de una mayor humedad en el suelo sobre el que se asientan, circunstancia que venía provocando que los árboles se estuvieran secando por la parte más alta la copa. Las pruebas visuales, y las realizadas en laboratorio indican que las secuoyas no están afectadas por ninguna plaga, simplemente no disponen del agua y humedad suficiente para mantenerlos sanos y que continúen creciendo. Ha sido el propio delegado de Medio Ambiente, Francisco Javier Aragón, quien ha informado de los resultados emitidos por los especialistas contratados por Medio Ambiente para diagnosticar el mal y ponerle remedio. «Recientemente nos han facilitado los resultados, descartándose posible incidencia que más nos preocupaba, la acción de un ácaro que pudiera estar afectando a la copa de los árboles. Lo que ha quedado descartado y al parecer el problema está motivado por la falta de una mayor humedad en el entorno de las secuoyas, pues no hay la suficiente para que los árboles. puedan hacer llegar el agua necesaria a la copa en su constante crecimiento», dijo Francisco Javier Aragón.

Secuoya en todo su explendor
-Para ver la magnitud de estos árboles, sin duda lo mejor es darse un paseo debajo de ellos, apreciando el impacto visual de estos gigantes de la naturaleza-

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.