La Fauna de nuestra sierra

El buitre leonado, el águila perdicera, el gato montés, el búho real, la víbora, la liebre. Estos son sólo algunos de los distintos animales que podrás encontrar por esta sierra. Un perfecto en camuflaje como el jabalí. Las épocas de celo y de berrea con los ciervos y cabras monteses.
Entre las numerosas rapaces presentes destacan por su carácter de reproductoras las siguientes: águila real (Aquila chrysaetos), halcón peregrino (Falco peregrinus), águila calzada (Hieraaetus pennatus), águila culebrera (Circaetus gallicus), azor común (Accipiter gentilis), gavilán común (Accipiter nisus), busardo ratonero (Buteo buteo) y buitre leonado (Gyps fulvus). Asimismo, se observa la presencia en dispersión o en paso de múltiples aves de interés,en especial de necrófagas como el alimoche (Neophron percnopterus), el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) y el milano negro (Milvus migrans), así como de otras rapaces como el cernícalo primilla (Falco naumanni), el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus) y el halcón abejero (Pernis apivorus), destacándose también al esmerejón (Falco columbarius) como invernante en el espacio. Entre las especies cinegéticas destacan los ungulados silvestres como el jabalí (Sus scrofa), el ciervo (Cervus elaphus), la mencionada cabra montés, el muflón (Ovis orientalis musimon), el gamo (Dama dama), y últimamente también el arruí (Ammotragus lervia), así como especies de caza menor como la perdiz roja (Alectoris rufa) y varias especies de zorzales.

Buitre Leonado, Águila Real y Perdicera, Halcón, Búho Real..

Buitre leonoado en las proximidades del Puente de Hierro -Río Raigadas-

Buitre Leonado es una rapaz eminentemente rupícola, siendo escasísimos y por tanto anecdóticos los nidos en árbol, aunque sí utiliza estos para dormir o simplemente descansar. Predominan los nidos sobre roca caliza, quizás porque en ella abundan las cavidades y cuevas que le son querenciosas. Es raro el nido situado a mas de 1.600 metros de altitud. Escoge a veces paredes de poca entidad para criar y con cierta frecuencia, su tolerancia hacia el hombre le lleva a lugares muy transitados, donde se le puede observar con facilidad y por supuesto prudencia. Sus desplazamientos en busca de carroña le hacen visitar todo tipo de terrenos a veces muy lejos de su zona de cría, hasta 100 km.
Se concentran en roquedos para criar colonialmente obedeciendo a su acentuado gregarismo: barrancos, paredones de roca, muelas terrosas y barrancos fluviales. Estas zonas se denominan buitreras, en ellas se les puede ver en alborotadas trifulcas por el territorio, plácidamente posados al sol durante horas o como impresionantes y anacrónicas gárgolas, con las alas semiabiertas, tomando el sol o secándose tras una tormenta.

Aguila Real -fuente anónima-

Águila Real: Es el águila más grande y poderosa de la Península Ibérica. Presenta la cabeza predominante con alas grandes y cola bastante larga. De adultos: Coloración marrón oscura por encima con la cabeza y la nuca de reflejos dorados. La cola es oscura con la base algo más clara, la banda terminal es negra. Por las partes inferiores es marrón oscura con algunas zonas más claras. Jóvenes: Presenta unos tonos marrones más oscuros. Tiene unas manchas blancas muy llamativas en el centro de cada ala y en la base inferior de la cola. Esta mancha va reduciéndose de tamaño a medida que el joven va adquiriendo el plumaje definitivo de adulto, lo que suele ocurrir al sexto año de vida
Suele ocupar las zonas más montañosas donde predominan las áreas boscosas con zonas despejadas y grandes cortados rocosos para instalar sus nidos. Nidifican en paredes rocosas principalmente calizas, donde instala sus nidos en repisas o cuevas. El nido esta compuesto por ramas y troncos de pinos o encinas y tapizado por hojas de pino. Suelen empezar la reproducción alrededor del mes de marzo.

Ejemplar de águila perdicera fuentes: Eloy Perez

Águila Perdicera: Es de tamaño mediano, la hembra es de mayor tamaño que el macho. Con alas largas y estrechas, blancas con franja y motas oscuras. De adultos tienen las partes superiores de color pardo oscuro y las inferiores claras con moteado oscuro. Debajo de las alas, de color oscuro con una banda negra desde el cuerpo al borde delantero, y la cola con una ancha banda negra casi terminal. Las patas emplumadas hasta el pie con fuertes garras. Los jóvenes son rojizos con estrías verticales oscuras, con dorso más oscuro.
Su longitud oscila entre 65 y 75 cm, su peso entre 1,5 y 2,2 kg y su envergadura entre 1,50 y 1,80 m. Sus alas son largas, cola rectangular no muy larga. En vuelo se reconoce por una ancha franja diagonal en la parte inferior de las alas. El pecho está salpicado de motas oscuras muy finas. Algunos ejemplares resultan completamente blancos
Halcón peregrino: Es el más veloz de todos; llega a alcanzar hasta 200 km/h en picada. Es el halcón más elogiado y preferido por los cetreros por sus características para la caza y vuelo; de hecho, la mayoría de sus presas no son animales de tierra, generalmente son aves pequeñas que desde a mucho mayor altura las ataca a una velocidad sorprendente y el mismo golpe aturde a la víctima o muchas veces es suficiente para matarla.
Búho real: Es la rapaz nocturna más grande del continente europeo, aunque también la podemos encontrar en Asia y África del norte, con una envergadura que oscila en los 150 y 180 cm y una longitud de 60 cm. Son de color pardo leonado con manchas negras en el dorso y la cabeza, la parte inferior de la cara y garganta son de color blanco. Sus plumas cubren totalmente sus garras. Su cola es corta y la recorren unas franjas oscuras al igual que en las alas.

Especies amenazadas

La presencia de numerosos lepidópteros de interés, entre los más relevantes Euphydryas aurinia (doncella de ondas rojas), Graellsia isabelae (mariposa isabelina), Agrodiaetus violetae subbaeticus, subespecie presente en la Sierra de La Sagra, tratándose de uno de los lepidópteros endémicos más raros de España, exclusivo de algunas serranías del sudeste ibérico. También cabe mencionar a otras mariposas como Cupido carswelli, Plebejus pylaon hespericus, Pseudochazara hippolyte, Zygaena carniolica, y Zygaena ignifera, al ortóptero Steropleurus politos, así como al molusco dulceacuícola endémico del Nordeste de Granada Pseudamnicola (Corrosella) falkneri, presente sólo en unas pocas fuentes como la de la Ermita de las Santas.
De las 43 especies que constituyen el inventario de especies relevantes de fauna del ámbito del Plan, recogidas en el inventario realizado en 2014 por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del territorio de la Junta de Andalucía, 18 están amenazadas según el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas (establecido por la Ley 8/2003 de 18 de octubre y modificado por el Decreto 23/2012, de 14 de febrero). En concreto, según el mismo 5 especies están en peligro de extinción y 13 están catalogadas como vulnerables.

Cabra Montés, Ciervo, Corzo,Jabalí, Gato Montés, Jineta...

Ejemplares de cabra montés . Fuente rutinasvarias.com

La cabra montés o cabra hispánica: Habita en bosques y matorrales de alta y media montaña. Es una de las especies más emblemáticas de la fauna ibérica. Se trata de un bóvido de menor tamaño que un ciervo y de complexión fuerte y robusta. El macho tiene una cornamenta grande, sin ramificar, que se desvía ligeramente hacia atrás. En la hembra es pequeña y delgada. Su pelaje, de color pardo grisáceo por el dorso y blanco por el vientre, varía a lo largo del año. El hocico es algo más corto que en la cabra doméstica. Su color de pelo varía desde el gris pardusco al pardo claro. La presencia de barba en los machos, su mayor corpulencia y la gran extensión de manchas negras, les diferencia de las hembras. Los machos miden, entre cabeza y cuerpo, 1,25 m y pesan de 50 a 58 kg. Las hembras miden 1 m y pesan de 30 a 36 kg. La cabra montés habita en bosques y matorrales de alta y media montaña.
Es una especie polígama. La época de celo es entre noviembre y enero. Es entonces cuando se reúnen machos y hembras. Los machos se comportan agresivamente entre sí y luchan por las hembras. Se alzan sobre las patas traseras, entrechocando las cuernas al caer. El vencedor se hace con un pequeño harén que abandona después de las cópulas. La gestación dura unos 5 meses, y la época de parto es entre abril y julio. Tienen entre una y dos crías, a las que amamanta hasta los seis meses de edad. Posteriormente, si la cría es un macho, abandona a la madre y se une a los otros machos.
La finca de la Losa tiene 2.127 hectáreas. En los últimos años se ha repoblado con muflones, ciervos, gamos y cabras hispánicas hasta lograr una población superior a los 800 ejemplares que convierten La Losa en uno de los cotos de caza mayor mejor abastecidos de Andalucía.

Ejemplar de ciervo. Fuentes: web

El ciervo: Pertenece a la familia de los cérvidos. Es una especie grande, con alzada a la cruz superior a los 140 cm y un peso de hasta 180 kg. Tiene un pelaje en verano de color marrón rojizo, que en invierno pasa a ser espesa y marrón grisáceo y por debajo es blanquecina, aunque los ejemplares albinos son relativamente frecuentes. Alrededor de la cola posee una mancha de color ante. Las orejas son grandes y especialmente evidentes en la hembra. Las hembras resultan más pequeñas que los machos. Estos poseen astas ramificadas, apéndices óseos del cráneo, que se desarrollan cada año y cesan después del celo o época de cría. Las astas de crecimiento poseen una amplia vascularización. El tamaño y número de puntas de la cuerna puede dar idea de la edad de los ejemplares más jóvenes, sin embargo en los adultos está relacionado con las características genéticas del animal y su estado nutricional. La cuerna no se desarrolla por completo hasta los seis - ocho años y empieza a degenerar a partir de los diez, reduciéndose entonces el valor cinegético de la pieza. Los machos pierden la cuerna, desmogue, en torno a los meses de marzo a abril, iniciándose casi de inmediato el desarrollo de la nueva, que alcanzará sus dimensiones definitivas en poco más de dos meses. Inicialmente se recubre de un fino terciopelo, el correal, que se elimina frotando la cuerna sobre la corteza de los árboles, en una actividad que deja evidentes cicatrices en el árbol.

Ejemplares de Jabalí

El corzo: Es el menor de los tres cérvidos españoles. No suele sobrepasar los 25 kg de peso y una altura en la cruz de 75 cm. El dimorfismo sexual de la especie se manifiesta en la ausencia de cuerna en la hembra. Ésta es además de menor tamaño pero sin una diferencia tan acusada como la que se observa en venados y gamos. Su pelaje estival tiene una tonalidad rojiza que varía a gris en el invierno. El morro presenta un fuerte contraste entre el color negro del hocico y el blanco de labios y barbilla. Aparentemente carece de cola.
El gato montés: Es más grande que un gato doméstico. Acostumbrado al crepúsculo y oscuridad. Muy desarrollada la vista (adaptada a la oscuridad) y el oído. Emite maullidos, ronroneos y bufidos. Es Más grande que un gato doméstico. Formas macizas, cabeza ancha y voluminosa. Cola gruesa en toda su longitud, con 2-5 anillos negros, el extremo negro. Color general gris o pardo-grisáceo, con bandas negras. Manchas blancas en la garganta y debajo del ano. Ojos de color ámbar. Garras retráctiles. En cautividad puede vivir hasta 16 años. Su longitud total esta entre los 100 y 105 cm y su altura hasta la cruz de 35 a 40 cm.
La Gineta: Animal nocturno de tamaño como un gato doméstico, muy esbelto. Con pelaje moteado, con larga cola anillada con 8-10 anillos negros. Patas cortas, orejas prominentes. Color general gris o pardo-grisáceo, con machas negras. Posee uñas semi-retráctiles. En cautividad pueden vivir hasta 15 años. Su longitud oscila entre los 85 y 90 cm. y su altura a la cruz de 16 a 20 cm. Su peso está comprendido entre el 1 y 2,5kg. Muy desarrollados la vista (adaptada a la oscuridad), el oído y el olfato. Trepador ágil y flexible, salta de árbol en árbol, utiliza la cola como timón estabilizador. Normalmente es un animal solitario. El sonido que emite es a modo de bufido un "uff-uff".
El aspecto del jabalí es similar al del cerdo, con el cuerpo macizo y robusto y las patas fuertes y cortas, al igual que el cuello y la cola, aunque ésta no se enrosca como la del cerdo. La cabeza es grande y se alarga hacia el morro, la jeta, que remata en un hocico plano. En los machos adultos sobresalen dos grandes caninos inferiores que se denominan colmillos o navajas. Su cuerpo aparece recubierto de fuertes cerdas de color pardo oscuro, bajo las que asoma una capa de espesa borra. El conjunto da una tonalidad muy oscura, casi negra, aunque es variable dependiendo de los individuos y de la edad.

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.