Sierra de la Sagra

Se encuentra situada al este de la cordillera subbética, en la cordillera prebética, al noreste de la provincia de Granada -entre las localidades de Huéscar y Puebla de Don Fadrique, siendo la segunda cumbre más alta de Andalucía, si dejamos al margen todo el macizo de Sierra Nevada.

Vistas desde la cima del pico de la Sagra

Esta región tiene como constante su mediana altitud (de 700 a 1.000 metros), por encima de los cuales se levantan las cumbres y sierras adyacentes. Para aquellos que la visiten, han de saber que está aislada y elevada, al Levante, al otro lado del núcleo de las Sierras de Cazorla y Segura, que se descubre como un amplio baluarte, hendido por varias cárcavas o cañadas, y elevándose por encima de un gran pinar.

El imponente pico de la Sagra

Magestuoso el pico de la Sagra

El pico de la Sagra, enorme mole solitaria, que parece casi un volcán, constituye un lugar de culto por excelencia para el senderista y/o amante de la naturaleza, al cual regala belleza, emociones y sensaciones en igual proporción. Está formado por calizas, margas y cretas estratificadas que pueden apreciarse cerca de la cumbre, como estratos de gran espesor y dureza, además de por las barrancas y profundas cárcavas que cruzan sus flancos. Es fruto de la orogénesis alpina que actuó sobre los sedimentos de la zona hace unos 25 millones de años. En su cima pueden encontrarse fósiles de esta época geológica, especialmente conchas de animales marinos (almejas, bivalvos y similares). Estas sierras destacan de las altiplanicies situadas al sur y sureste, lo que les confiere unas características climatológicas y ecológicas particulares, fundamentalmente debido a los acusados gradientes hacia una mayor humedad (funcionan como "islas bioclimáticas" en un entorno árido). Ello hace de este espacio un lugar de gran riqueza y variedad biológica.
Su condición de sierras calizas -La Sagra se erige como el pico calizo más  elevado de Andalucía-, las hacen destacar como paisaje kárstico por excelencia, caracterizadas por restos de encinares, pinares de vertientes escabrosas, sabinares singulares, flora pos-glaciarde de gran interés. En ella podremos encontrar las impresionantes Sequoias, árboles gigantes, los más altos de Europa.
La Sierra de la Sagra es un refugio natural para especies como el Buitre Leonado, la Víbora, el águila perdicera, el gato montés, el búho real, la liebre o el jabalí,  con muchos invertebrados interesantes, entre los que destacan mariposas y escarabajos, son sus más preciados valores naturales. Esta relevancia entomológica ha hecho que se le reconozca como Zona de Interés para la Conservación de los Invertebrados de Andalucía (ZICI), concretamente la número 3, que abarca también a los parques naturales de Cazorla y Castril. Está igualmente Integrada en la Red Europea de Espacios Naturales Protegidos, mejor conocida como Red NATURA 2000. Este Espacio Protegido comprende las sierras de la Sagra, Seca, Duda, Guillimona, Montilla, Bermeja, Muerto, de la Encantada, de Jurena y de los Tornajos. Y completan esta esquina serrana, aunque fuera de sus límites, otras como la de Moncayo, Marmolance, de Alcatín y de la Zarza.

El paisaje y meteorología

Paisajes en las prosimidades del puerto de la Losa

El paisaje está influenciado por la aridez en las zonas que miran al sur. En cambio, la ladera que mira al norte posee un tapiz vegetal que nos recuerda a Cazorla, con abundantes pinos, encinas y enebros. Sus laderas, bastante empinadas, están cubiertas de espesos pinares hasta media altura; en la ladera oeste existe una pista forestal empleada por los lugareños, visitantes y escaladores pare acceder a la cima ya que es la más cómoda. La Sagra desarrolla su cordal en su dirección nordeste a sureste, formando hacia el lado de "Los Collados" una irregular muralla. Esta montaña solitaria, que parece casi un volcán, es una ascensión brava, que no decepcionará al montañero. En total se pueden emplear unas cinco horas, o algo más, entre la subida y la bajada.
En cuanto a la meteorología, conviene recordar que la zona es fría, más bien de una acusada continentalidad. El clima de esta encrucijada de montañas, dentro de su contexto mediterráneo, está condicionado por una topografía abrupta de barrancos y valles encajados entre crestas elevadas. La continuidad con las sierras de Cazorla y Segura, que funcionan a modo de colector de las precipitaciones, provoca lluvias relativamente abundantes, sobre todo en las laderas orientadas al oeste. Es apreciable el gradiente de precipitaciones, aumentando desde las cotas bajas a las altas. Las nevadas son frecuentes en el invierno, con carreteras cortadas. Al final de dicha estación aparecen en ellas unas pequeñas florecillas no muy altas que son las "muscaris".
Mención especial a la vegetación rupícola. En casi todas las sierras oscenses son frecuentes las paredes rocosas. En ellas se refugia una interesante flora de pequeño tamaño que coloniza los escasos suelos entre las grietas. Son frecuentes la Doradilla, Ombligo de Venus, Campanilla de Roca, Siempreniña, Hierba de las Piedras, Hierba de San Roberto, etc. Los roquedos mantienen especies raras o muy locales; buen ejemplo es Sarcocapnos integrifolia y baeticacuya distribución mundial se restringe a la Sagra, Guillimona y Sierra Mágina.

Junto al embudo del pico de la Sagra

Y no es Parque Natural, ¿te lo puedes creer?. Ya en 1989 se declararon los Parques Naturales de la Sierra de Baza y de la Sierra de Castril. En aquel momento, la Sierra de la Sagra y Sierra Seca, fueron separadas de tal distinción. Se comentó en su momento que no interesaba tal denominación ya que se perderían las tan arraigadas tradiciones de la zona: nuestra romería de las Santas. Incluso se llegó a decir que los político de la zona -Huéscar y la Puebla de Don Fadrique- hicieron todo lo posible para evitar dicha distinción. 
El tiempo ha pasado y no parece que haya sido una decisión acertada. La proyección de la comarca no pasa por sus mejores momentos, y sin duda tal denominación habría seguramente ayudado. Ahora, son muchas las dificultades que desde la Junta y Gobierno, se ponen para conseguirlo. Ya sólo se habla del tan comentado Plan Natura 2000.

Algunos lugares de obligada visita

Río Barbata a su paso por la Sierra de la Sagra

Una sierra que se encuentra recorrida por los ríos Guardal, Raigadas y Barbata. Lugares como la Cañada de los Cazadores, las Santas, el Puente de las Tablas son sólo algunos de los sitios -hoy zonas de recreo- de obligada visita. Mencionar la tradicional romería en honor a las Santas Patronas Alodía y Nunilón, que se realiza el lunes de Pentecostés.
El río Barbata -llamado Raigadas en su zona alta y río Huéscar a su paso por dicha localidad-, es para muchos historiadores el verdadero nacimiento del Guadalquivir. Parte de su recorrido -hasta que es canalizado junto a la Piedra del Letrero- lo hace por estos lugares.
Las famosas Secuoyas: las especies que hay en la finca de la Losa son "Sequoiadendron Giganteum" y "Sequoia Sempervirens", aunque las personas mayores de la zona las conocen como "Las mariantonias". El grosor de estos magníficos ejemplares llega a alcanzar los ocho metros de perímetro, y se precisan de cuatro a cinco personas con los brazos abiertos para rodearlos. Son los árboles más altos de la provincia y todo un reclamo turístico de la zona norte de Granada que cada año reciben la visita de unas 100.000 personas. Los ejemplares fueron traídos desde California en 1839 y ya son casi bicentenarios.
La proximidad de las Fuentes del Río Guardal -un importante afluente del Guadiana Menor que optó a ser cabecera de éste, y por consiguiente del Guadalquivir-, junto con sus cuatro manantiales y su piscifactoría, constituyen también un importante punto de encuentro. Hablamos aquí de un lugar con historia "Carlos III quiso llevar sus aguas a Cartagena mediante la construcción de su famoso Canal.
En el zona conocida como la Piedra del Letrero descubrimos uno de los primeros lugares de toda Andalucía Oriental, que nos mostró pinturas rupestres. Se trata de pinturas neolíticas, restos humanos que datan de la Edad de Bronce.

Paisajes de la Sierra de la Sagra

La cordillera Subbética

La cordillera Subbética es uno de los sistemas montañosos que forman los Sistemas Béticos, que se extienden desde Gibraltar hasta la provincia de Alicante. Es la parte más interna de la zona externa de las Cordilleras Béticas. Se inicia en el extremo occidental de éstas, desde el cabo de Trafalgar, para penetrar en Murcia. Discurre al norte de la cordillera Penibética, que la separa del mar, y al sur del Prebético, cuando éste existe, ocupando una superficie y longitud mucho mayor que éste, y cuando no, al sur de la depresión Bética.
En su conjunto está formada por una serie de sierras calizas y dolomíticas de altitudes modestas y separadas unas de otras por pasillos de origen tectónico y litológico -existencia de materiales más blandos que son aprovechados por los afluentes del Guadalquivir para excavar los amplios pasillos-. Algunas de las sierras que la conforman son (de oeste a este): Sierra de Grazalema, Sierra Sur de Sevilla, las Sierras Subbéticas de Córdoba, Sierra de Parapanda, Sierra de Loja, Sierra Sur de Jaén, Sierra Harana, Sierra de Huétor, ésta última en contacto con el sistema Penibético, Sierra de la Alfaguara y, por último, Sierra Mágina y Sierra de La Sagra, superpuestas sobre el sistema Prebético. Desde el punto de vista geomorfológico no hay casi diferencias entre Subbético y Prebético; esto es lo que hace que desde el punto de vista de los geógrafos lo consideren una misma estructura

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.