Lo que ayer fue y lo que hoy perdura

Huéscar, por su situación, fue un punto muy disputado; y los árabes la hicieron un recinto amurallado. A toda la antigua Osca -nombre antiguo- la muralla rodeaba; a sus casas musulmanas la Mezquita y la Alcazaba. Formaba el casco morisco, Alhóndiga, Aceitería, Ceballos y Santa Ana, Tiendas, Quica y Morería. A nuestra Plaza Mayor daba Puerta de Castril, y era la salida a Murcia, Arco Señor del Candil. Fuentes: propias y Grabados de F.G.S.P.

El Teatro Oscense y el Convento de San Francisco

Convento de San Francisco


Convento de San Francisco: Poco queda de su historia! Se han perdido tus pinturas, tus relieves, y tu gloria.
Tu Iglesia maravillosa de cánticos celestiales, fue una fábrica de Yeso y almacén de cereales. Nada ha sido respetado de tu bella arquitectura, por necesidad industrial, o por falta de cultura. Has muerto por continua dejadez de la alcaldía; desidia de los pudientes; y torpe ciudadanía. Pórticos y Galerías son testigos de tu ruina; y este Patio de la Aljibe, hoy es, corral de gallinas.

Teatro Oscense


Teatro Oscense: En la fachada del norte la máquina muda estaba; y proyectaba la imagen por detrás de la pantalla. Los letreros que salían, muchos, no podían leer; pero, a veces los leía el Señor Pedro Esteller. Ramón Serrano, empresario, ideó como acicate, dar por una "perra gorda", la entrada y chocolate. Detrás del palco central se puso el cine sonoro; siendo Adolfo Izquierdo empresa, con su genio y su decoro. A tal desidia ha llegado que su aspecto es vergonzoso y en vez de ser Monumento es, edificio ruinoso.



Nuestras ermitas

Ermita Bartolomé


Ermita de San Bartolomé: En camino de Jubrena y en triángulo irregular, con acequia de Aydona se hizo esta Ermita Rural. Fue por Don Bartolomé, clérigo muy principal, quien mandó hacer la Ermita de construcción regular. Allí paraban las Santas el día de su Romería, y los obreros del campo le rezaban cada día. Al morir Bartolomé sin lógica descendencia, la Ermita fue abandonada hasta perder su existencia.



Ermita Quiteria


Ermita de Santa Quiteria: En el siglo diez y seis, y a sus finales sería, la Ermita Santa Quiteria la costeo el Duque Frías. A orilla del Paso Real, pasado el Puente Tablas y cerca del río Barbata, está bella Ermita estaba. Era Don Pedro Serrano un Gran Capitán, inquieto; y su esposa santa y guapa fue Doña Quiteria Nieto. El celoso Pedro Arias fue su primer ermitaño; y después siguieron más durante bastantes años. Los tiempos la destrozaron por no tener protección; y al hacer la carretera, de ella, todo se perdió.


Ermita Santo Domingo

Ermita de Santo Domingo: Esta es de Santo Domingo, Ermita de mil apaños; tiene, aunque pequeñita, casi los cuatrocientos años. Aquí estaba el titular rezando en su breviario; y la Imagen principal, nuestra Virgen del Rosario. Al pié de su altar mayor, piedra sepulcral había, de Albarca, un Gran Señor; rota al ser carpintería. A su lado el Gran Convento de los frailes de su nombre, que fue convertido en Teatro de fabuloso renombre. Ojalá que el Teatro Oscense regrese a sus glorias viejas; con sus palcos y plateas y artesanado mudéjar.

Ermita Santa Ana


Ermita de Santa Ana: Entre las calles Tiendas y Ceballos había una zona llana, con una bonita Ermita en honor de Santa Ana. También había un Mausoleo que una familia romana, hizo a su hijo predilecto dentro de la fe cristiana. Cuando los moros mandaban, los bloques del monumento pusieron en la Alcazaba con algo de desconcierto. Todo aquello se perdió, por necesidad urbana, y de recuerdo quedó la actual calle Santa Ana.



Ermita Victoria

Ermita de la Victoria: ¡Dios te salve, Virgen Pura!. Aquella Salve de Gloria, hacía retumbar con fe la Ermita de la Victoria.
Cuando las Santas venían de su Ermita de la Sagra para celebrar sus fiestas, ¡aquí era su parada!.
Hoy esta Ermita, es cochera, para meter maquinaria; y se ha hecho un Templete de factura millonaria. A su lado, el cementerio, que muchos restos guardaba de centenares de oscenses, ¡tampoco ha quedado nada!. Sobre sus tumbas, hay casas; y para hacer sus pilares, los huesos de nuestros muertos fueron a los olivares...!


Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.