El folclore de nuestra tierra

La comarca del Nordeste granadino es sin duda la más receptiva a influencias de las provincias limítrofes, mucho más acusada que la que puede recibirse de la propia capital, pues su clima, sus tradiciones y su historia le han configurado una personalidad propia.  

bailes regionales

Muchos de los aspectos de la manera de ser de un pueblo se encuentran contenidos en las imágenes que conserva, como si fuera una suerte de registro ancestral, su folclore. De una manera natural formas, gestos, sonidos, ritmos seculares, permanecen vigentes hasta hoy día y siguen siendo espejo de una particular manera de ver la vida de las gentes.
Conocer los bailes y los trajes tradicionales de nuestra tierra nos depara sorpresas interesantes, nos aporta datos sobre nuestro pasado y sobre nuestro presente, sobre esa realidad que somos nosotros mismos, en lo más íntimo y entrañable. Descubrimos cómo elementos fortuitos se introducen en el devenir de las tradiciones y de manera inesperada hacen confluir el interés de la mayoría, sin ponerse de acuerdo previamente. A la vez, estos nuevos elementos se complementan armoniosamente con los que permanecieron más allá de los cambios y avatares históricos, de una manera igualmente espontánea.
Este fluir se plasma en la danza como aspecto muy importante del folclore, pues el hombre bailando consigue expresar una riqueza de matices y de sentimientos, utilizando gestos que fueron marcados muchas veces por la necesidad y otras por el acierto de alguna anónima circunstancia.

bailes regionales

Huéscar, con su cercana Puebla de Don Fadrique pone de manifiesto en sus bailes influencias y estilos de Murcia y Albacete, sin olvidar a Aragón, de donde proceden muchos de sus pobladores que aquí vinieron en el siglo XV. La prueba está en la "Jotica de Huéscar", garbosa y movida, con figuras variadas y entrelazados de las parejas, con sus brazos bien en alto. Este estilo vigoroso lo encontramos también en el Fandango que baila la gente de Huéscar en las fiestas tradicionales de los Inocentes y para recoger fondos para las Animas, para lo cual se subastan los sucesivos bailes.
Huéscar singulariza sus propias seguidillas, que aquí se llaman también "Madroños", debido a una de las coplas que dice: "El que quiera madroños/ vaya a la sierra,/ que se están desaojando/ las madroñeras.". Se bailan en honor de las Santas Patronas Alodía y Nunilón.
El Nordeste de la provincia de Granada tiene una importancia y un protagonismo muy destacados en el conjunto de legados de la cultura popular. Sus bailes reflejan la influencia de estilos procedentes de otras regiones y provincias, como muestra la profusión de "seguidillas" que aquí encontramos. Sin olvidar el inevitable "fandango", que en esta comarca norteña se llena de vigorosos movimientos, adaptados a un clima fuerte y extremo y al frío que ambienta muchas fiestas, como la de las Santas, Animas o los Inocentes.

El traje

Los trajes ya desde antiguo, se utilizaban para las fiestas locales, bodas, fiestas de Navidad, así como en bailes donde participaban hombres y mujeres, jóvenes y mayores. Cabe destacar la celebración en honor de las Santas Patronas Alodía y Nunilón y que se celebran todos los lunes de Pentecostés.

Traje típico

traje típico de la mujer Armilla: En la parte superior del cuerpo de la mujer se pone una especie de blusa, llamada armilla, de tela brocada de cualquier color, y con las llamadas «mangas de jamón»; consisten estas en una manga larga y unos cortes en el brazo para darle vuelo, terminando en la muñeca con unas puntillas de bolillo, valencién o chantilly. El cuerpo de esta blusa es con unos cortadillos en la espalda y delanteros, cuello a la caja acompañado de unas puntillas, bien del mismo color de la tela o de otro color con unos botones de azabache en la pechera, iguales a los de los puños. Pañuelo: De lana estampada, pasando por los hombros y viniendo a terminar las puntas en el talle de la mujer. Medias: De algodón, hechas a mano de ganchillo a diversos puntos. Otra modalidad son las hechas con moldes (se emplean 5 de estos) a listas de diversos colores. Alpargatas: La alpargata de la mujer es azul clara, suela de cáñamo y la parte superior de lona con cara redonda y puntera como adorno y refuerzo.
traje típico del hombre Camisa: Es blanca, adornada la pechera con encajes y jaretas. Chaleco: De tela brocada o terciopelo,en negro, verde o azul, y bordado con sedas de colores con botones plata y la espalda lisa. Pantalón: De sarga negra, largo a media pierna, abierto por los laterales con ojales y cerrado con una botonadura de plata (tres botones de plata "Charros"). Faja: De cualquier color: negro, verde, azul, etc. y con flores de colores bordadas. Se colocada encima de la camisa y del pantalón, rodeando la cintura y terminando ambos laterales en flecos caídos. Alpargatas: Suela de cáñamo, cara de lona blanca, cerrada, cubriendo medio pie con una goma elástica en forma de uve que facilita la puesta de la misma y con puntera también blanca. Calcetas: Son de algodón y en color blanco.
Sombrero: No falta el sombrero calañés, o catite sobre pañuelo anudado a la cabeza en colores o liso, configurando una garbosa recreación del bandolero serrano del siglo pasado.

Conocernos

Sus Letras

Virgen de la Cabeza, Santa Bendita, al pie de Marmolance tiene la ermita...
Me gustan las mujeres con el refajo, estrechito de arriba y ancho de abajo...

Localizar

Altiplanicies

Efemérides

Recuerdos

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.