Castril "Castillo Qastalla"

En 1490 la Casa de Zafra regentada por Don Hernando de Zafra, adquiere el señorío de Castril y una Carta Puebla para repoblar el lugar, nace así Castril. Este determina ofrecer a quien lo desee casa para su yunta, pasto para su ganado y agua -riquísima agua- para su sed.

Vista sobre Castril

Su territorio municipal. Situada en la parte Suroccidental de la comarca de Huéscar, y limitada al Este con los pueblos de Huéscar y Castilléjar, al Sur con Cortes de Baza, al Oeste con Peal del Becerro, y al Norte con Cazorla, Santiago y Pontones. Con un número importante de anejos como son: Fátima, Almontaras, Fuente Vera, Cebas, Isidoros, Cortijillos, Torres, Solana, Cañadas, Alamillo, Tala Bartolo, Puentezuela, Corralón, Martín, Cuquillo y Manual Díaz -estos dos últimos casi despoblados-. Ubicado en la falda de una escarpada peña, se encuentra limitando con el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. La formación urbanística de este pueblo y su conservación dio lugar a que en 1982 Castril fuese declarado Conjunto Histórico Artístico en base a los innegables valores históricos, artísticos y paisajísticos que poseía la villa.
Castril es un pueblo donde las calles jamás siguen una línea recta y se empinan constantemente en una permanente multiplicidad de quiebros, esguinces, rincones y vericuetos en constante oposición a la tiranía rectilínea. Eso sí, hay una no disimulada necesidad a la que ninguna casa renuncia: la cal desde la teja a la acera, que casi se convierte en obsesión decorativa. Una tras una aparece: Plaza de Cantón, plaza de Hernando de Zafra, plaza del Árbol Gordo, calle de Vidrio, calle del Horno... .Barrio de la Huerta de la Aurora, barrio de la Villa, barrio de el Hondo, barrio de los Corralazos... .Y de vez en cuando la sorpresa de una ventana que estalla de geranios, un rincón que huele a paja caliente de establo, un recóndito jardín entre la iglesia y la fortaleza.

Historia. Parque , Monumento y Conjunto Histórico

La Fortaleza

Uno de esos paraísos es Castril. Pocos municipios pueden hacer gala de contar en su termino municipal con un Parque Natural, un Monumento Natural y un Conjunto histórico. Un lugar donde la historia ha querido dejar su huella. Su belleza no sólo se refleja en su enorme variedad geográfica, climática y cultural, sino también en los enormes vestigios que se conservan del pasado. Al igual que el resto de municipios de la comarca de Huéscar, conserva un importante número de yacimientos arqueológicos que dan fe de la antigüedad de su poblamiento.
El legado medieval es el que ofrece un valor más destacado. Fueron los romanos los primeros que utilizaron su famosa peña como protección para un campamento militar que luego se convertiría en Villa. De hecho, su nombre podría derivarse del término latino “castro” (campamento). Durante la Época romana Castril sería una cortijada, que durante el periodo almohade se transformo en una ciudad fortificada bautizada como Hisn (Castillo) de Qastal con el nombre de Qastalla. Entre 1319 y 1489 pasaría de moros a cristianos en varias ocasiones, hasta su rendición a los Reyes Católicos. Tras la reconquista por los Reyes Católicos a finales del siglo XV, fue ejemplo de convivencia entre las culturas musulmanas, cristianas y judía. Con la expulsión de los moriscos, el municipio fue repoblado y cedido a Don Hernando de Zafra -Señor de Castril-.
En el siglo XIX fue escenario de importantísimos enfrentamientos contra las tropas napoleónicas. En 1810, Castril sufriría un importante incendio. También se disputaría aquí -1838- la batalla Carlista del Llano de los Tubos.

Señas de identidad. Sus fiestas

Fiestas. Foto: Nieves Sanchez Sevilla

Destacan entre sus fiestas la romería de la Virgen de la Cabeza que se prepara el penúltimo domingo de abril. Ese día las mujeres se dirigen a la ermita de la Solana de donde sacan la imagen de la Virgen de la Cabeza y la llevan a la iglesia parroquial. El domingo siguiente es cuando nuevamente se asciende a La Solana en procesión, donde tiene lugar la celebración festiva.
Pero las que tal vez sean más conocidas son las dedicadas a la Virgen del Rosario. Éstas tienen lugar el primer fin de semana de octubre y se desarrollan a lo largo de varios días. Sin duda alguna, tanto los vecinos como los forasteros no concebirán esta fiesta sin la celebración de los peculiares encierros de vaquillas, que tienen como escenario el centro de la localidad: la plaza de Hernando de Zafra. A destacar entre sus pedanías, las celebraciones de la Virgen de Fátima, el 13 de mayo, San Isidro en Cebas, San Antonio en Padua en Almontaras y la Virgen de Tíscar en Fuente Vera.

Rincones

Sabías que

Nace con la casa Zafra en el siglo XV, si bien su pasado como fortaleza ya viene desde los romanos

Localizar

Altiplanicies

Copyright @ 2009 Portal Comarca de Huéscar. Todos los derechos reservados.